Los personas nos equivocamos con frecuencia y es de sabios reconocer los propios errores. Entre los seres humanos hay científicos famosos que por su inteligencia y contribución al avance de la humanidad son apreciados por todos, pero incluso esas mentes preclaras han pertenecido a personas de carne y hueso y por tanto falibles. Los genios también se equivocan. Acompáñanos a conocer 3 errores de grandes mentes que no les quitan méritos en absoluto, sino que los hacen más humanos y de alguna manera más cercanos al común de los mortales.

3 Errores de grandes mentes

1. Nikola Tesla y la hiperventilación

Tesla es uno de los científicos favoritos de Supercurioso y le hemos dedicado varios artículos. Para hacerlo más humano no acercaremos a su infancia y a un error que cometió siendo aún niño.

Los genios también se equivocan. 3 errores de grandes mentes

Desde su niñez la mente de Tesla ya era tremendamente inquisitiva e intentaba poner a prueba todo aquello que observaba. Según cuentan sus biógrafos, el pequeño Nikola se dio cuenta de que cuando respiraba hiperventilándose se sentía a la vez que mareado más ligero. Esto le llevó a preguntarse si esta situación sería suficiente para contrarrestar la fuerza de la gravedad y mantenerse en el aire sin caer inmediatamente. Cogió un viejo paraguas y subió al tejado de un granero cercano a su casa. Respiró hiperventilando y cuando estaba mareado saltó.

Naturalmente su hipótesis de trabajo era un error y en la caída perdió el conocimiento. Recogido por su madre, tuvo que guardar cama varias semanas.

2. Einstein y el Big Bang

Pocos científicos han habido que hayan contribuido como Einstein a la comprensión del mundo moderno. Sin embargo parece que se equivocó en algo: Einstein creía que de alguna manera el universo era eterno.

Los genios también se equivocan. 3 errores de grandes mentes

En vida de Einstein empezó a desarrollarse la teoría del Big Bang y el genio estuvo en contacto con uno de los primeros que propusieron esta teoría: el sacerdote y astrónomo belga Georges Lemaitre. Cuando este le expuso su hipótesis, Einstein le contestó que «tus cálculos son correctos, pero tu comprensión de la física es abominable». Einstein trabajó en el desarrollo de una teoría alternativa.

3. Benjamin Franklin y el pavo electrocutado

Benjamin Franklin trabajó incansablemente con la electricidad, no en vano fue el inventor del pararrayos. En sus investigaciones utilizó animales innumerables veces ya que en la época en que vivió no se tenía ninguna consideración a la vida animal. Con sus experimentos incluso consiguió animar a alguna criatura muerta.

Los genios también se equivocan. 3 errores de grandes mentes

Uno de los experimentos le llevó a intentar cocinar con electricidad. Franklin cogió un pavo e intentó electrocutarlo para después consumirlo, pero algo salió mal y el que recibió la descarga eléctrica fue él. El pavo quedó vivito y coleando. Avergonzado, el inventor, editor y político norteamericano se lo relató a su hermano en una carta, rogándole que no comentase su error. No sirvió de nada y al poco tiempo la anécdota era conocida por sus conciudadanos.

¿Qué te han parecido estos errores de grandes mentes? ¿Crees que el conocer que también se equivocaron los hace más humanos? Si te ha interesado este artículo, quizá quieras saber más sobre:

– 7 de los más ASOMBROSOS inventos de Nikola Tesla

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here