Es bastante común hacer predicciones de cómo vamos a estar en determinado tiempo. De hecho, tenemos un artículo exactamente así, cómo viviremos en 100 años. Pues para que veas, no es algo nuevo.

En Estados Unidos, por ejemplo, en 1900, hace poco más de 100 años, un ingeniero civil hizo unas predicciones que no estaban muy alejadas de la actual realidad. Claro, algunas no fueron ciertas, pero resulta increíble que muchas de ellas las vivamos hoy en día.

¡Increíble! Hace 100 años un ingeniero hizo estas predicciones ¡y acertó casi en todo!

John Elfreth Watkins, nuestro ingeniero civil, escribió un artículo para la revista Ladies Home Journal, que tituló “¿Qué podría suceder en los próximos cien años?”, donde hace ciertas predicciones sobre lo que según sus expectativas podría vivirse en los 100 años que correrían desde 1900 hasta el 2000, y es asombroso constatar que mucho de lo que él escribió es una realidad cotidiana para nosotros, habitantes de aquel futuro.

  • Por ejemplo, predijo que los estadounidenses medirían de 1 a 5 centímetros más. La altura media del norteamericano de 1900 era 1,70 m, y para el 2000 el promedio fue de 1,75.
  • Predijo la telefonía móvil y los teléfonos celulares, ¡increíble! Él pensaba que los teléfonos sin cables y los circuitos telefónicos ampliarían la comunicación. “Seremos capaces de llamar por teléfono a China tan fácilmente como ahora hablamos desde Manhattan a Brooklyn”. ¡Realmente, acertó!

¡Increíble! Hace 100 años un ingeniero hizo estas predicciones ¡y acertó en casi todo!

  • Otra de sus predicciones fue la comida precocinada, “será comprada directamente en los establecimientos, como el pan”. Aunque él pensaba que los envases había que devolverlos a los locales. No previó el plástico…

¡Increíble! Hace 100 años un ingeniero hizo estas predicciones ¡y acertó en casi todo!

  • Las fotografías digitales en color para él no eran un problema. Claro que no utilizó la palabra digital, pero sí predijo que habría instantáneas, fotos publicadas apenas una hora después de tomadas, y que se reproducirían en todos los colores de la naturaleza. Para el momento, una foto tomada en China requería de al menos una semana publicarla en Occidente.
  • Y en este sentido, una de sus predicciones más interesantes es la televisión. Watkins dijo: “Veremos alrededor del mundo. Habrán cámaras conectadas eléctricamente con pantallas en extremos opuestos del circuito a miles de millas de distancia”. Impresionante, sin duda, sobre todo porque no existía la televisión, y esa predicción se cumplió bien entrado el siglo XX, con la televisión en vivo y luego con las webcams.
  • “Los trenes normales correrán a una velocidad de 3,218 km por segundo, y los trenes express a una velocidad de 241 km por hora”. A la luz de las velocidades alcanzadas hoy por los trenes de alta velocidad, como el último de Elon Musk –y que aún está en prueba–, que sería capaz de hacer la increíble velocidad de 1.200 km por hora, vemos que Watkins hasta se quedó corto.

¡Increíble! Hace 100 años un ingeniero hizo estas predicciones ¡y acertó en casi todo!El tren que cubre la ruta Boston-Washington, hoy, alcanza los 241 km por hora.

  • Frutas más grandes y hortalizas cultivadas en invernaderos… la verdad, tampoco se equivocó mucho. Hoy en día hay países cuya agricultura se basa, precisamente, en la tecnología de invernadero para controlar mejor la producción y las plagas;

¡Increíble! Hace 100 años un ingeniero hizo estas predicciones ¡y acertó en casi todo!y en cuanto a las frutas, podemos ver actualmente numerosas variedades cuyo tamaño, en comparación con el original, es notablemente más grande.

  • Y no podía faltar el tema bélico, por supuesto. Watkins predijo que habría grandes “fuertes sobre ruedas” que circularían por los espacios abiertos a una gran velocidad. Hablaba de los tanques, y hay que reconocerle que, si bien Da Vinci los había diseñado y dibujado, Watkins fue capaz de ver mucho más allá.

¡Increíble! Hace 100 años un ingeniero hizo estas predicciones ¡y acertó en casi todo!Como es lógico, hubo otras predicciones que no acertó, como que en el idioma inglés las letras C, X y Q dejarían de existir por innecesarias, o que todo el mundo caminaría 16 kilómetros diarios, o que no habría automóviles en las grandes ciudades (porque el tránsito sería por debajo o por encima de la tierra, y público, además), o que se extinguirían las moscas y los mosquitos –lo cual sería una catástrofe ecológica–, o que la educación universitaria sería gratuita en todo el mundo… Sin duda, algunas de ellas habrían sido fantásticas de haberse cumplido; lo que si hay que destacar es su notable capacidad visionaria, ¿no crees?

Te invitamos a leer lo que predijo Isaac Asimov para el 2014, y cómo será la humanidad en 1.000 años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here