En la mitología griega encontramos varios seres híbridos: los centauros, mitad hombre mitad caballo, las arpías, los grifos, las quimeras o las mantícoras entre otros. Sin embargo, hay uno que es especial, un caballo alado capaz de llegar hasta el Olimpo y que es hijo de uno de los 12 del panteón olímpico. El mito de Pegaso se ha transmitido a lo largo de siglos y milenios, y es que su simbolismo es absolutamente potente. Hoy en Supercurioso queremos contarte la historia de Pegaso en la mitología griega. ¿Nos acompañas? Pues, ¡Empecemos!

La historia de Pegaso en la mitología griega

Pegaso en la mitología griega

Pegaso en la mitología griega ofrece una de las estampas más bellas y como tal fue reproducido en multitud de obras de arte. Un caballo con alas, que desde que emprendió el vuelo tras su nacimiento, surca los cielos al servicio de Zeus, llevándole los rayos, los relámpagos, los truenos y también mensajes.

1. Antes del origen del caballo Pegaso

El mito de Pegaso tiene un inicio bastante peculiar. Se dice que su madre fue Medusa, la gorgona, y su padre Poseidón. Medusa era una bella joven de cabellos dorados, a diferencia de sus hermanas, que eran seres monstruosos aunque inmortales.

Un día que estaba ofreciendo un sacrificio en el templo de Atenea, Poseidón la vio y encendido por el deseo, se lanzó encima de ella y la violó.Sin duda, una de las violaciones del dios Poseidón que más han sonado.

La diosa Atenea, en lugar de castigar a Poseidón, arremetió contra Medusa por haber profanado su virginal santuario. La convirtió en un monstruo como sus hermanas, con serpientes en lugar de cabellos. Allí encontramos el inicio del mito de Pegaso.

2. La hazaña de Perseo

Después de aquel suceso, el héroe Perseo fue engañado por el rey Polidectes, que quería casarse con su madre, para que le trajese la cabeza de Medusa.

Perseo, con un escudo-espejo, consiguió librarse de la mirada petrificadora de la gorgona y le rebanó la cabeza. Del corte nacieron Pegaso y el gigante Crisaor, ya que Medusa había quedado embarazada de Poseidón.

El hecho de que Pegaso fuera un caballo no es extraño, puesto que algunas versiones del mito explican que Poseidón para violar a Medusa tomó la forma de un caballo.

En algunos cuadros del renacimiento y de épocas posteriores vemos a Perseo montando al caballo alado. Es una forma relativamente común de representar a Pegaso en la mitología griega. Sin embargo, los estudiosos consideran que esto no es más que una licencia artística, ya que Pegaso nunca es cabalgado por este héroe. Perseo no necesitaba subirse a su lomo, ya que tenía unas zapatillas con alas que le permitían volar.

Las características de Pegaso

Mito de Pegaso

Pegaso en la mitología griega es representado como un precioso caballo con alas, que podría surcar los cielos y universos trayendo mensajes. Pero también podía vivir como un caballo regular, corriendo a rienda suelta por espacios abiertos.

Pegaso en la mitología es de color blanco. El blanco es raro en los caballos porque muchos de los equinos considerados blancos son en realidad de color gris muy claro. Los griegos al decir que Pegaso era blanco afirmaban su naturaleza excepcional y sobrenatural. 

Otra de las características de Pegaso en la mitología griega es que cuando vuela mueve sus patas como si estuviera corriendo en el aire. Pero lo que más destaca del mito de Pegaso son sus vinculaciones. Veamos que más sabemos sobre este caballo alado.

Mitos sobre Pegaso

mito de pegaso

Una de las más potentes vinculaciones de Pegaso es la que tiene con Belerofonte, el héroe griego. También con la fuente de las musas y con la constelación que lleva su nombre.

1. El mito de Pegaso y Belerofonte

Según algunos autores griegos, la unión entre estos dos personajes se debe a que eran medio hermanos, ya que Belerofonte también era hijo de Poseidón.

En efecto, el mito de Pegaso parece haber sido determinante en el destino de este héroe mitológico. Belerofonte tuvo que huir de su país tras haber matado involuntariamente a un hermano suyo.

Se refugió en la corte del rey Preto en Tirinto. La reina se enamoró de él y como el joven no le hacía caso, rabiosa, lo denunció por intentar violarla. El rey, que por sus deberes de hospitalidad no podía matarlo, lo envió al reino de su suegro para que allí fuera asesinado.

Yóbates de Licia, para no mancharse las manos de sangre directamente, lo envió a matar a Quimera. Belerofonte consultó a una pitonisa que le dijo que necesitaba al caballo Pegaso para realizar su misión.

El héroe consiguió domarlo con la ayuda de unas riendas de oro que le proporcionó Atenea y juntos vencieron La Quimera y pasaron otras pruebas. Finalmente, Yóbates, viendo su extraordinaria heroicidad, le ofreció la mano de una de sus hijas.

Sin embargo, el fin de Belerofonte es trágico. Un día decidió que valía tanto como los dioses y quiso morar con ellos en el Olimpo, por lo que espoleó a Pegaso en la mitología griega, dirigiéndolo hacia el cielo. Los dioses le mandaron un mosquito que picó al caballo alado, haciendo que se sobresaltase y descabalgase a Belerofonte, que cayó a la Tierra, quedando lisiado para siempre.

2. El mito de Pegaso y la fuente de las musas

Otra aparición interesante de Pegaso en la mitología griega es la que lo vincula con las musas. De hecho, se cree que el caballo era uno de sus animales favoritos.

Un mito cuenta que las musas ganaron en un concurso de poesía a los Piérides y Pegaso para premiarlas dio un golpe con uno de sus cascos en la montaña e hizo brotar una fuente para que pudieran bañarse.

Las musas consideraron sagrada la fuente y sus aguas proporcionaban inspiración inagotable a los poetas. Varios lugares en Grecia se disputan ser la fuente de Pegaso.

3. Pegaso y la constelación que lleva su nombre

Cuenta el mito de Pegaso que, cuando éste dejó caer a Belerofonte, siguió su camino hacia el cielo y Zeus, agradecido por todos sus servicios, lo convirtió en la constelación que lleva su nombre: la Constelación de Pegaso.

¿Hay relación entre Pegaso y Hércules?

La historia de Hércules o Heracles, para los griegos, lo presenta como el bisnieto de Perseo por línea materna. Esta es toda la relación que hemos podido encontrar entre Pegaso en la mitología griega y el héroe.

En ninguna de las investigaciones formales al respecto aparece Pegaso como el caballo de Hércules, ni existe ningún mito que los una. Disney se tomó la licencia de hacerlo el caballo de Hércules, aunque no existía una base mitológica para ello.

Las diferencias entre unicornio y pegaso

mito de Pegaso

A lo largo de la historia, en ocasiones se ha vinculado a Pegaso, en la mitología griega, con los unicornios. Pero la realidad es que su vínculo es bastante acotado.

Los unicornios son que en efecto se representan como un caballo blanco. Pero éstos tienen patas de antílope, barba de chivo y un cuerno en la frente. El mito de Pegaso es diferente. En primer lugar, su origen, como hijo de Medusa y Poseidón, lo convierte en un ser especial. Pero además de ello, Pegaso no tiene cuerno ni patas de antílope. Es un caballo con alas y con el poder de volar, que le pertenece a Zeus.

Y tú, ¿Conocías la historia de Pegaso en la mitología griega? ¿Sabías que en realidad no era el caballo de Hércules? Si tienes algún otro dato sobre el mito de Pegaso que quieras que sumemos, anímate a dejarnos un comentario. ¡Estaremos encantados de leerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here