Admítelo ¿Qué es lo primero que buscarías si tuvieras que disfrazarte de aguerrido vikingo? En efecto, un casco con cuernos. La imaginería del cine y la televisión nos ha vendido durante años una imagen incorrecta, perfilando una iconografía de la que ya no podemos desprendernos. Pero los historiadores noruegos nos advierten: a los vikingos jamás se les pasó por la cabeza decorar sus cascos con cuernos. Es más ¿por qué habrían de hacerlo?

Los vikingos y sus humildes cascos de cuero

Ni siquiera solían llevar cascos de metal. La genuina vestimenta vikinga siempre hubo de prescindir al máximo posible del metal porque era algo demasiado costoso.  En aquella época una espada forjada en metal valía tanto como una casa, así que, en su vida diaria, tanto para las cacerías como para las batallas, se servían de los arcos y las flechas, de las lanzas y de las hachas de . Ingeniería bien afilada con la que adquirieron rápida fama como salvajes y sanguinarios.

cascos-de-cuernos-vikingos

Pero entonces ¿de dónde viene esta imagen tan clásica de los vikingos sujetando sobre sus cabezas impresionantes cascos metálicos con cuernos? Las fuentes en las que toma sus raíces esta decoración tiene en verdad dos vertientes.

La primera tiene su origen en la legendaria y épica obra del siglo VIII, ‘La Saga de Frithiof’ del 1820, donde Gustav Malstrom deseó ofrecer una imagen lo más violenta posible de los vikingos, de ahí que los coronara con un par de llamativos cuernos a cada lado de la cabeza.

La segunda fuente es sin duda la que más peso ha tenido a lo largo de la historia. Estamos hablando claro está de Richard Wagner, y sus cuatro famosas óperas, las que componen “El anillo del Nivelungo”.

En “La Valquiria” (1870) y en “El ocaso de los dioses”, ya podíamos ver esas impactantes imágenes donde a Sigfrido –el bueno de la obra- llevaba un casco con alas. Mientras Hagen –su antagonista- lucía dos llamativos cuernos.

vikingos-cascos-de-cuernos

Con el tiempo, lo que quedó en la imagen popular fue ésta última. Ya no importaba si eran buenos malos, hombres o mujeres… todo vikingo que se preciase estaba obligado a llevar sobre su cabeza dicho casco.

Otra curiosidad sobre la cultura escandinava y la figura de los vikingos, era el hecho de que toda realeza o personajes de renombre dentro de sus sociedades, solía vestir rigurosamente de azul o rojo. ¿Y por qué? Te preguntarás. Porque el rojo y el azul eran signos de riqueza al ser muy difíciles de conseguir y de elaborar; un proceso complejo que requería de unas técnicas específicas.

Dichas técnicas, por si deseas conocerlas, se basaban en obtener el azul mediante el hervido de orina humana. Pero eso sí, debía ser hombre y haber estado tres días bebiendo alcohol. La tela se hervía con ella añadiendo una serie de tinturas para asentar el tono azulón.

¿Y el rojo? El rojo lo obtenían mediante otra técnica igual de sofisticada: aplastando cierto tipo de piojo.

¿Sorprendido?

Imagen: Niels LinnebergChris WildNuwandalice

15 Comentarios

  1. […] Supercurioso te contamos una vez de los vikingos, esa cultura del norte de Europa que arrasaba con todo lo que se le ponía por delante. En esta […]

  2. He tratado de detenerme a comentar pero todo es tan interesante que solo hasta ahora pude sacrificarme para felicitarlos. Tienen la pagina mas interesante y adictiva que he visto. La disfruto a totalidad, me encantan especialmente tus articulos Valeria, aunque son todos un gran equipo. Los dejo para seguir leyendo!!!!!!!,

    • Muchas gracias por tu apoyo Shulissa, nos alegra que te encuentres en tu casa y que disfrutes de nuestro espacio para súper-curiosos como tú. Un abrazo de parte de todo el equipo!

  3. […] Muchos tienen una imagen romántica de los vikingos que los pinta como guerreros salvajes pero a la vez nobles. Esta idea surgió en el siglo XVIII; y se propagó ampliamente durante el renacimiento vikingo del siglo XIX.  Mientras tanto, las representaciones populares actuales de los vikingos se basan típicamente en clichés y estereotipos culturales, lo que sin duda complica la apreciación moderna del legado vikingo. Estas representaciones no siempre son exactas -por ejemplo, no hay evidencia de que llevaran cascos con cuernos-. […]

  4. […] Muchos tienen una imagen romántica de los vikingos que los pinta como guerreros salvajes pero a la vez nobles. Esta idea surgió en el siglo XVIII; y se propagó ampliamente durante el renacimiento vikingo del siglo XIX.  Mientras tanto, las representaciones populares actuales de los vikingos se basan típicamente en clichés y estereotipos culturales, lo que sin duda complica la apreciación moderna del legado vikingo. Estas representaciones no siempre son exactas -por ejemplo, no hay evidencia de que llevaran cascos con cuernos-. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here