La cultura humana es un universo que parece no tener principio ni final, y que abre espacios para las creencias y manifestaciones más diversas. Y aunque en el mundo occidental es la mitología griega la que más ha calado en el conocimiento popular, si logramos ampliar nuestro campo de observación, nos encontramos con fuentes de conocimiento diferentes y fascinantes. Los mitos nórdicos nos llevan en un viaje en el que el máximo poder, la belleza, la traición y el engaño conviven a su antojo. Así lo vemos en la magnitud del dios Odín, en la delicadeza de la diosa Freya o en el hábil arte del engaño que maneja el dios Loki. Pero la creación del hombre en la mitología nórdica es quizás una de sus leyendas más interesantes. Como en la tradición católica de Adán y Eva, en la mitología escandivana nos encontramos con Ask y Embla, los primeros pobladores del mundo. Acompáñanos a conocer esta leyenda.

La leyenda de la creación del hombre en la mitología nórdica

Ask y Embla

¿Has escuchado hablar sobre el término Cosmogonía? Pues se trata de un concepto que reúne a todas aquellas narraciones míticas que pretenden explicar el origen del universo y también de la humanidad. En el origen de muchas mitologías y religiones encontramos una pareja primigenia que al estilo del Adan y Eva de la Biblia judeo-cristiana son el origen de la humanidad. En la cosmogonía zoroastriana los nombres de esos personajes son Mashya  y Mashyana. En la tradición védica, son Yama y Yami. En la mitología náhuatl son Cipactónal y Oxomoco, que después fueron deificados. Y en la cosmogonía escandinava se llaman Ask y Embla.

La mitología nórdica reúne el cúmulo de creencias con las que los pueblos escandinavos germanos entendían el mundo que les rodeaba. Su transmisión se heredaba sin libros ni documentos, haciendo uso de largos poemas orales que eran contados de generación en generación. Durante la época vikinga continuó así y ha llegado hasta nosotros plasmada en textos medievales como las Eddas que fueron escritos en la época de la cristianización. Personajes intermedios entre los dioses y los humanos, grandes héroes como Thor y delicadas criaturas como los elfos, conviven con la pareja fundacional, la que justifica la creación del hombre en la mitología nórdica: Ask y Embla.

El contexto de la creación del hombre

creación del hombre en la mitología nórdica

El contexto de la creación del hombre en la mitología nórdica es del todo interesante, e inicia con las acciones del gran dios Odín y sus hermanos Vili y Ve. Juntos, derrotaron a un gigante primigenio llamado Ymir y con sus restos crearon el Miðgarðr o Midgard que significa «Tierra de en medio» (la Tierra Media de Tolkien) Serían aquellos los terrenos que se convertirían en el asentamiento del mundo conocido. Con la piel del gigante crearon la tierra, de su sangre y sudor surgieron los mares y océanos, con el vello de su cuerpo hicieron nacer la vegetación y con su cráneo crearon la bóveda celeste, encargando a unos enanos que la sujetasen. También crearon el Sol, la Luna y las estrellas a partir de las chispas de la espada de Surtr y las estaciones. Las nubes surgieron de los trozos de cerebro del gigante Ymir. Todo estaba preparado para recibir a la raza humana.

El origen de Ask y Embla

Ask y Embla

El mito de la creación del hombre en la mitología nórdica explica que Odín, Vili y Ve estaban paseando un día por la playa cuando encontraron dos troncos. Uno era de fresno y otro de olmo. Los dioses decidieron darles forma humana y crearon con ellos un hombre y una mujer: Ask y Embla. Además de formarlos, les otorgaron otros dones: Odín les dio el hálito vital en forma de vida física y alma, Vili les infundió las emociones y el ingenio y por último, Ve, les concedió los sentidos y la facultad de hablar. Los dioses los vistieron y los instalaron en esa «tierra del medio» que habían creado con los restos del gigante Ymir. Ask y Embla vivieron en Midgard y se convirtieron en los padres de la humanidad.

Tanto en la Edda Poética del siglo XIII recogida a partir de las fuentes orales tradicionales, como en la Edda en Prosa de Snorri Sturluson también de ese siglo, se hace referencia a la pareja primigenia surgida de dos troncos de árbol. Los historiadores han buscado relacionar los nombres de Ask y Embla con su función como progenitores de la humanidad. Ask significa en idioma nórdico antiguo «ceniza» y Embla, puede tener significados diversos como «olmo» o «planta trepadora». Esta planta trepadora o liana es la materia básica de los fuegos rituales. Primero se colocan las plantas trepadoras y encima de éstas las maderas más duras y así se consigue un fuego duradero.

Teniendo en cuenta que en las sociedades indoeuropeas se establecía una relación o símil entre la ignición del fuego y las relaciones sexuales, es evidente que Ask y Embla son el origen del que nacen posteriormente todos los seres humanos. A diferencia de las cosmogonías de Oriente Próximo, que hacen surgir a estas parejas primigenias del barro o la sangre por una acción divina, los pueblos de la Europa Indoeuropea, Asia Menor e Irán buscan el origen de la humanidad en elementos vivos de la naturaleza, como son los árboles y los bosques. Ask y Embla son representativos de esta corriente.

La relación entre la pareja de Ask y Embla con la de Adán y Eva

Como bien hemos visto, la creación del hombre en la mitología nórdica tiene relación estrecha con el tradición de la religión cristiana. Pero entre ambas parejas existen diferencias fundamentales que bien vale la pena mencionar. En el caso de Adán y Eva, ella nace a raíz de la costilla de él, siendo dependiente. (Existe la teoría de que la primera mujer fue Lilith y no Eva, pero el cristianismo no habla sobre ello). Pero en el caso de Ask y Embla, ambos son creados a partir de árboles independientes, por lo que la existencia de uno no está supeditada a la del otro.

Otra diferencia notable entre ambas historias es que, mientras Adán y Eva son depositados en un paraíso, del que después son expulsados a consecuencia del pecado original, Ask y Embla viven en el lugar que les fue destinado desde su origen, sin que se les atribuya ninguna falta de gravedad.

Una segunda pareja en la mitología nórdica

mitologia nordica creacion del hombre

La mitología nórdica también nos habla de otra pareja primigenia, pero esta vez no hace referencia al pasado, al origen de la humanidad, sino a un segundo comienzo de los seres humanos. Esta pareja, a los que llama Líf y Lífthrasir, serán los únicos que sobrevivirán al Ragnarök y juntos repoblarán el mundo.

La mitología nórdica es rica, colorida y muy compleja, y en las zonas rurales de muchos países escandinavos nunca fue olvidada del todo a pesar de la llegada del cristianismo. Y tu, ¿Habías oído hablar de Ask y Embla? ¿Conocías su historia? Si te interesa saber más sobre personajes y leyendas de la mitología y cosmogonía nórdica, no te pierdas nuestro artículo sobre los 10 Dioses Vikingos más importantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here