¿Sabes que Amelia Earhart fue la primera persona en intentar dar la vuelta al mundo en un aeroplano? La historia ha borrado el nombre de muchas mujeres, pero el de esta estadounidense ha permanecido, por su arrojo y su libertad. Tal fue su obsesión por hacer sus sueños realidad, que perdió la vida intentándolo. No obstante, el final de Amelia Earhart es el resultado de toda una vida de devoción a la aviación.

Criada en una familia acomodada, destacó desde muy pequeña por su intrepidez. Disfrutaba con los juegos y las actividades atribuidas a los niños: escalaba, corría y cazaba ratas. Además, guardaba recortes de mujeres célebres, féminas que habían sobresalido por sus propios méritos y no por ser la esposa de alguien.

Tras una serie de desgracias familiares y un período de enfermera voluntaria en el ejército durante la Primera Guerra Mundial, asistió a un espectáculo aéreo. Allí, en Long Beach (California), pudo subir a un biplano durante diez minutos y se enamoró del cielo y la velocidad para siempre, hasta que la muerte los separó, ¿quieres recorrer su relación hasta llegar a la incógnita de su fin?

Amelia Earhart dedicó su vida recorrer el cielo

Ocho años después del flechazo, en 1928, el capitán H.H. Railey le propuso que fuera la primera mujer en cruzar el Atlántico. Su compañero sería Wilmer Stultz. Los dos asumirían la aventura sobre el aeroplano Friendship. No lograron llegar a Irlanda, pero se quedaron muy cerca, en Gales.

Cuando llegaron, cientos de periodistas se agolparon en torno a Amelia Earhart. Todos querían saber cómo había sido su experiencia. Se preguntaban cómo una mujer había alcanzado un logro tan importante. Incluso el presidente Calvin Coolidge quiso felicitarla.

El posible final de Amelia Earhart como náufraga

Aquel éxito sirvió para impulsar su valentía y elevar sus ambiciones. A pesar de casarse con su compañero, no dejó sus actividades. Se esforzó por acercar la aviación a las mujeres y fue vicepresidenta de relaciones públicas de una aerolínea que ella misma contribuyó a fundar. Los éxitos de sus travesías y sus proyectos eran cada vez mayores, hasta que llegó el que supuso el final de Amelia Earhart: dar la vuelta al mundo.

El misterioso final de Amelia Earhart

Los que la conocían confiaban en ella, pero el objetivo resultó imposible de cumplir. El 2 de julio de 1937 ella y su nave desparecieron en mitad del Océano Pacífico. Aún hoy es difícil saber qué sucedió de verdad aquel día.

Muchos pensaron que tras un fallo del piloto, Fred Noonan, el avión chocó contra al mar. Sin embargo, en 1940 se encontraron unos restos óseos en la isla de Nikumaroro. En un principio, se pensó que eran de varón. Sin embargo, las técnicas de la medicina forense contemporánea han dado un vuelco a la historia. ¿Qué paso en realidad?

el-posible-final-de-amelia-earhart-como-naufraga

The International Group for Historical Aircraft (TIGHAR) retomó el caso en 1998. Además de descubrir que los huesos eran compatibles con una mujer de características similares a ella. Siguieron investigando y recabaron datos suficientes para asegurar que el final de Amelia Earhart podría haber sido muy distinto.

Aterrizaron en Nikamuro porque no pudieron llegar a su destino. Fred Noovan ya estaba herido. Entre el 2 y el 6 de julio hizo 100 llamadas de auxilio, pero sin éxito. Por tanto, aun habiendo creado artefactos y estrategias para no morir de hambre y sed, sucumbieron. Primero él y después ella. Un final realmente angustioso para ambos. Aunque es extraño, aún no se ha encontrado el aeroplano.

Quienes la conocieron, pensaban que nunca se habría arrepentido de hacer aquel viaje. En realidad, nadie lo sabe. ¿Crees que la vocación es tan importante como para arriesgarte tener el final de Amelia Earhart? ¿Sabes de alguna otra mujer que marcara la diferencia como ella?

Imagen:Pen State, Pacific Aviation Museum y IMLS Digital Collectiona & Content

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here