Como en Supercurioso nos apasiona el conocimiento del mundo y de todas las cosas curiosas que en él hay, te invitamos a observar un animal extraordinario, tal como lo es el panda rojo.

Y contestando a la pregunta con que se titula este artículo, tal vez koalas, delfines, tigres de bengalas, diminutos monos amazónicos o el mismo panda blanco y negro no compartan esta afirmación del zoólogo francés Federico Cuvier, que lo descubrió en 1825.

Hermoso animal

Realmente lo es, aunque no se parezca al panda que todos conocemos; mide entre treinta y sesenta centímetros, posee una cola larga y anillada que lo asemeja con los mapaches y es de pelaje rojizo. Es arborícola y fotogénico, como el otro panda.

panda con cola

¿Es o no es un oso?

El Ailurus fulgens tiene su hábitat en Asia, en regiones aledañas al Himalaya, aunque también puede encontrarse en China central y en Birmania, y se han hallado restos fósiles que indican que también vivió hace miles de años en los bosques de América del norte. Durante muchos años sus características físicas han confundido a los zoólogos, pues comparte similitudes con el panda, pero también con el mapache.

Inicialmente fue colocado junto al panda y en la familia de los osos (úrsidos), pero hoy en día muchos científicos lo consideran miembro de una familia independiente, los ailúridos, así que no es propiamente un oso.

Sueño y bambú

Con el gran panda comparte el gusto por el bambú, aunque también puede ingerir huevos, insectos, cualquier pájaro que se descuide y mamíferos de menor tamaño que el suyo. Devora enormes cantidades de bambú, planta que en realidad no le aporta muchos nutrientes, por lo que intenta ahorrar energías y pasa buena parte del día durmiendo y realizando la menor actividad posible.

panda comiendo

Amor y extinción

Viven en grupos familiares, o solitarios. Los hijos se mantienen junto a los padres hasta que llega una nueva camada y se ven obligados a hacer vida de adultos. Conseguir pareja y que ésta se encuentre dispuesta no es tan fácil, dado que las hembras sólo están en celo por muy breve tiempo (¡24 horas al año nada más!), y tal vez eso explique por qué quedan apenas alrededor de 2.500 ejemplares adultos.

Esta situación de “vulnerabilidad” también puede explicarse por la creciente destrucción de su hábitat, especialmente en China, y a la caza furtiva o ilegal.

panda en árbol

Aunque puede contemplarse en zoológicos de Europa y Estados Unidos, donde también ha podido reproducirse, de continuar la actual situación pronto dejaremos de ver al “mamífero más hermoso del mundo” en su entorno natural.

Si te interesó el artículo, también te interesará saber sobre un gigante al borde de la extinción.

Imágenes: Fran García, Toshihiro Gamo, Takenzen, Michelle Bender

9 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here