La literatura es un universo aparte, en el que la creatividad y la imaginación no tienen límites. Universos fantásticos, escenarios distópicos, personajes complejos, tramas intensas, conflictos pasionales… todo ello y mucho más puede vivir en las páginas de una novela. El oficio de escritor lleva mucho de pasión y de talento. También de disciplina, de energía, bajones anímicos, manías raras, momentos confortantes y experiencias de vida transformadoras. En Supercurioso nos encanta navegar en las vidas de aquellos que han logrado con su pluma e imaginación, crear novelas legendarias. Hoy queremos compartir conmigo las manías de escritores más originales y estrafalarias. ¿Nos acompañas?

Las 15 manías de escritores más estrafalarias

Y es que declararse escritor tiene mucho de ingenio, de creatividad e incluso de vanidad. Para los hombres y mujeres que se han definido como tal, la visión del mundo es rara, diferente del común. Son personajes peculiares, de los que llaman la atención sus seudónimos, sus últimas voluntades o sus métodos de escritura. A continuación te contaremos sobre las manías de escritores más raras.

1. Edgar Allan Poe

manías de escritores

El gran maestro del cuento negro, Edgar Allan Poe, sorprendió a su generación y aún hoy sigue cosechando fanáticos desde todas las latitudes. Este escritor, tan dado a la creación de historias y personajes siniestros, tenía una curiosa manía. Era su costumbre escribir en una especie de rollo que hacía uniendo varias hojas de papel con lacre. Así conseguía desplazarse por el escrito sin interrupciones. Si quieres saber más, aquí te dejamos más curiosidades de Poe.

2. James Joyce

Su gran obra, El Ulises, es muestra de la profundidad y complejidad mental de este famoso genio que se suma a nuestro listado de manías de escritores. Joyce escribía tumbado boca abajo, con un gran lápiz azul y vestido de blanco. Esto, que puede parecer una manía, era debido a la casi ceguera que padecía y a una enfermedad reumática. Con el lápiz azul (a veces eran de varios colores) veía más claro lo que escribía y con la ropa blanca aumentaba el reflejo de la luz sobre el papel (en ocasiones cartón) si escribía por la noche.

3. John Steinbeck

Este escritor norteamericano fue ganador del Premio Nobel de Literatura. Entre sus obras más conocidas están novelas como De ratones y hombres, Las uvas de la ira, La perla y Al este del Edén. Pues, como un buen genio, también fue protagonista de una de las manías de escritores más peculiares. Resulta que Steinbeck utilizaba lápices para escribir sus novelas, y los asía con tal fuerza que en una ocasión su editor tuvo que enviarle lápices redondos, pues los hexagonales le habían causado dolorosos callos en los dedos.

4. Truman Capote

Pocos personajes en el mundo de la literatura resultan tan peculiares como el norteamericano Truman Capote. Además de talentoso, original y lleno de dramas, también alimentaba algunas manías. La más importante de ellas era que nunca empezaba ni acababa una de sus obras en viernes.

5. Virginia Wolf

manías de escritores

Virginia Woolf es una de las más grandes referentes de la literatura escrita por mujeres, y también es protagonista de una de las manías de escritores más raras. Resulta que la autora británica escribía durante 2’5 horas cada día y lo hacía de pie. Su escritorio era una mesa de más de un metro de altura con la parte superior inclinada. Trabajaba en sus manuscritos como si fuesen el lienzo para un pintor.

6. Honore de Balzac

Seguimos revisando las más interesantes manías de escritores, y en esta ocasión le corresponde al gran Honore de Balzac. Este es uno de los máximos representantes de la novela realista francesa del siglo XIX, con obras tan fantásticas como La Comedia Humana. Su manía en el oficio era el café. Pero no en medidas normales o usuales, sino en el exceso absoluto. Mientras escribía su gran obra, llegó a tomar hasta 50 tazas de café al día.

7. Charles Dickens

El novelista inglés Charles Dickens, leyenda de la era victoriana, también protagoniza una de las manías de escritores más peculiares. Al parecer, el escritor era un total obseso de su peinado. Tenía que pasar un peine por su cabeza decenas de veces mientras escribía. También se le atribuía un trastorno obsesivo compulsivo en relación al orden preciso y esquematizado de su estudio.

8. Alexandre Dumas

Este escritor era un esteta por naturaleza. Su criterio estético sobre la vida predominaba sobre todo. Tan es así, que durante años escribió todas sus obras de ficción en papel de color azul, la poesía en hojas amarillas y los artículos sobre fondo rosa.

9. Stephen King

autores famosos

Otro de los genios indiscutibles en el mundo de las letras y uno de los autores más exitosos del mundo, es Stephen King. Pues para tener la cantidad de historia y best sellers que tiene, es necesario desarrollar un gran entrenamiento y disciplina. De hecho, se ha fijado una cuota de palabras para escribir diariamente: 2.000. El escritor hace lo que sea necesario para cumplir con ese número.

10. Víctor Hugo

Seguimos con las manías de escritores y en esta oportunidad le corresponde al genio Víctor Hugo. Él se propuso acabar «El jorobado de Notre Dame» entre otoño de 1830 y febrero de 1831. Para conseguirlo guardó toda su ropa y se quedó únicamente con un chal gris. Fue una especie de arresto domiciliario, sin ropa no podía salir.

11. Friedrich Schiller

Friedrich Schiller tenía, según explicó su gran amigo Goethe, un cajón de su escritorio lleno de manzanas podridas que despedían un olor nauseabundo. Su mujer decía que sin ese horrible olor no era capaz de escribir, le servía de inspiración. La putrefacción de las manzanas libera un gas parecido al metano que inhalado puede producir una sensación parecida al de una borrachera.

12. Kurt Vonnegut

Otra de las manías de escritores más raras la protagoniza el autor norteamericano Kurt Vonnegut. Este genio de la ciencia ficción, la sátira y la comedia negra, se levantaba muy temprano por la mañana para desayunar, trabajar y hacer mandados. También hacía en el medio de su rutina de escritura, flexiones y sentadillas.

13.  Agatha Christie

autores famosos y sus manías

Otra de las autoras más afamadas y vendidas a escala mundial es la célebre Agatha Christie. La maestra indiscutible del género policial tenía también una de las manías de escritores más peculiares. Ella reflexionaba sobre las tramas de sus asesinatos comiendo manzanas sumergida en una bañera.

14. Haruki Murakami

Las letras japonesas tienen en Haruki Murakami a uno de sus principales exponentes. Pues, también un fiel seguidor de la disciplina de la gente del Japón, expone en su rutina diaria una gran rigidez. Cuando está en el medio de la escritura de una novela, se levanta a las cuatro de la mañana y trabaja cinco a seis horas seguidas. Luego sale a correr diez kilómetros, lee, escucha un poco de música y se va a dormir a las nueve en punto de la noche. El mismo autor refirió una vez que «la repetición misma se convierte en lo importante; es una forma de mesmerismo. Me hipnotizar para alcanzar un estado mental más profundo».

15. Dan Brown

Dan Brown es el prestigioso autor de, entre otras, la novela El Código Da Vinci. Pero este genio de las letras sufre de constantes migrañas, y de ello se deriva una de las manías de escritores que presenta. Para combatir tan desagradable padecimiento, Brown agacha la cabeza hasta prácticamente los tobillos, justo en el momento previo de sentarse a escribir. Confiesa que le resulta un buen método para paliar los dolores. De igual modo, cuando decide crear, cuenta las horas con un reloj de arena.

Y tú, ¿Conocías estas peculiares manías de escritores famosos? ¿Sabes de alguna otra costumbre rara de un genio de las letras que nos quieras compartir? ¿Tú también tienes alguna manía previa al ejercicio de tus hobbies o pasiones? Si te ha interesado este artículo, quizá quieras leer el post: 8 escritores famosos y sus famosos gatos. ¡Nos encontramos en un próximo tema!

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here