Llega Navidad y, con ella, numerosas tradiciones. Comerse las uvas, montar el belén o el árbol, echar un anillo de oro en el champán… son algunas de las más conocidas en España, pero los ritos se extienden por todo el planeta con diferentes formas de celebrar estas fechas.

No obstante, en este post de Supercurioso vamos a hablar de una de las costumbres más románticas y ancestrales: besarse bajo el muérdago.

Una tradición de leyenda

Aunque este rito lo asociamos a las películas estadounidenses de sobremesa, lo cierto es que la tradición de besarse bajo una rama de muérdago nació en Europa.

Viajamos hasta Escandinavia, tierra donde antaño se adoraba a los dioses nórdicos. Y es precisamente un pasaje de su mitología, recopilado en el siglo XIII en la Edda poética, el que confiere el misticismo al muérdago.

Besarse bajo el múerdago

Cuenta la leyenda que la diosa del amor, Frigg, descubrió que su hijo Baldur iba a morir, premonición sacada de los sueños del joven. Como el también hijo de Odín (dios de dioses) era muy querido, todas las deidades se reunieron para hacer una lista con las cosas que podían matar al chico, desde armas, hasta plantas, animales u objetos, y la madre hizo jurar a todos que no utilizarían nada de lo recopilado.

Tan confiados estaban en su actuación, que incluso Baldur se dejaba lanzar todo tipo de cosas para probar su inmortalidad.

Sin embargo, Loki, que por aquel entonces estaba muy resentido con el resto de dioses, se disfrazó de vieja y se presentó ante Frigg para indagar sobre el asunto. La diosa, desconocedora de la verdadera identidad de la anciana, confesó que había una planta, muy pequeña y joven, que no había incluido entre las prohibiciones, al no considerarla peligrosa: el muérdago.

Loki matando a Baldur

Así, Loki creó una flecha con una rama de muérdago y, para evitar ser descubierto, se la dio a Höor, el hermano ciego de Baldur, quien la disparó acabando con la vida del protegido.

Como consecuencia, Frigg prohibió que el muérdago se volviera a usar como arma y obligando a besarse a todo el que estuviera bajo esta planta, que pasó a considerarse símbolo de paz en Escandinavia. Bajo su influencia los enemigos más aguerridos podían firmar una tregua y los matrimonios desavenidos, poner fin a sus disputas y besarse.

El carácter mágico del muérdago fue cruzando fronteras y sobreviviendo al paso del tiempo, permaneciendo como símbolo de amor. ¿Te has besado alguna vez bajo el muérdago? ¿Funcionó?

Y si te ha gustado el origen del esta costumbre, no te pierdas este artículo sobre el significado de los adornos del árbol de Navidad.

1 Comentario

  1. Es simplemente hermoso el porqué besarse bajo el muérdago! Ojalá que algún día pueda tener esta experiencia tan linda. Me ha encantado este artículo, muchas felicidades a todo el equipo de supercurioso y feliz año a todos!.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here