Algunos turistas o habitantes de Jerusalén sufren repentinamente el síndrome que lleva el nombre de la ciudad. Lo mismo que París desencadena anualmente una veintena de casos de «Síndrome de París», Jerusalén es la causa de un brote de psicosis con delirios que fue descrita ya en 1930. Acompáñanos a conocer qué les ocurre a los que lo sufren. Síndrome de Jerusalén: Identificados con un personaje bíblico hasta enloquecer.

El Síndrome de Jerusalén

Clínicamente el Síndrome de Jerusalén fue descrito en 1930 por el psiquiatra  Heinz Herman, pero desde la Edad Media hasta el siglo XIX se recogieron casos en los que personas que hasta el momento habían tenido comportamiento normal, repentinamente creían ser personajes del antiguo o nuevo testamento. Los que sufrían esos síntomas se decía que padecían la «fiebre de Jerusalén».

Síndrome de Jerusalen. Identificados con un personaje bíblico hasta enloquecer

Psiquiátricamente se considera que el Síndrome de Jerusalén es un conjunto de fenómenos mentales que comprende ideas obsesivas en las que subyace la temática religiosa, delirios y otras experiencias próximas a la psicosis. No distingue de religiones y se han dado casos tanto de cristianos como de judíos o musulmanes. También afecta por igual a hombres y mujeres con la salvedad de que cada sexo se identifica con personajes de su mismo género.

Cada año se identifican en la ciudad de Jerusalén un centenar de casos de los cuales una cuarentena requieren hospitalización. Suelen ser personas que se obsesionan con la ciudad al poco de llegar, empiezan a sufrir crisis de ansiedad y paulatinamente se visten con túnicas o togas y empiezan a cantar himnos, recitar pasajes de la Biblia e incluso a hacer sermones creyéndose uno de sus protagonistas.

Síndrome de Jerusalen. Identificados con un personaje bíblico hasta enloquecer

Los psiquiatras están investigando sobre si el síndrome de Jerusalén es una afectación que surge espontáneamente al visitar la ciudad en personas sin ningún tipo de antecedente psiquiátrico, o se trata de una re-expresión de una enfermedad psicótica preexistente. De momento, para la mayoría de médicos y en la práctica totalidad de casos, se trataría de un «breve episodio psicótico».

Tanto los guías como el personal de los hoteles detectan con facilidad los casos y suelen procurar asistencia médica en las primeras fases (ansiedad y deseo imperioso de separarse del grupo o familia para recorrer solo la ciudad). Si no se para a tiempo sobreviene la segunda fase en la que se obsesionan con la higiene y se disfrazan con sábanas o toallas, siempre de color blanco, como si llevaran túnicas hasta los tobillos. Recitan versículos de la Biblia y cantan himnos. Aquí la intervención médica ya es urgente para que no derive en el tercer estadio. En este, el afectado inicia una procesión, vestido con la sábana, hacia alguno de los lugares santos. Una vez llegado al lugar dirige un sermón o prédica, normalmente mal preparado, en la que exhorta a los que lo escuchan a llevar una vida más santa.

Síndrome de Jerusalen. Identificados con un personaje bíblico hasta enloquecer

 La solución a esta psicosis es simple: salir de la ciudad. En todos los casos documentados, al cabo de dos semanas los pacientes habían dejado de sufrir el síndrome. ¿Qué te ha parecido este curioso síndrome? ¿Habías oído hablar de él?

Si te ha interesado este artículo, quizá quieras leer:

El terrible Síndrome de Münchhausen por poder: ENFERMAR a los tuyos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here