En la actualidad es muy habitual lucir algún tatuaje, pero no siempre ha sido así. Si hacemos una repaso a la historia de este arte comprobaremos que ha pasado por muchos altibajos hasta llegar a la aceptación que empezaron a tener los tatuajes en el siglo XIX y que llega hasta nuestros días, con verdaderos artistas y millones de salones en todo el mundo.

Origen del tatuaje

Aunque hay indicios de que los hombres del Neolítico ya grababan sus pieles con imágenes, el tatuaje como arte empezó a usarse en Egipto hace más de 4.000 años. Es famosa, en este sentido, la momia de Amunet, la sacerdotisa de la vaca sagrada Hathor. Sus tatuajes eran diseños simples que combinaban puntos y rayas.

Los tatuajes en el siglo XIX y el siglo XX
Detalle de los tatuajes de la momia de Amunet

Los asirios y fenicios también utilizaron los tatuajes, les gustaba marcarse la frente con símbolos relacionados con distintas divinidades. Y en el Imperio Romano, se tiene constancia de que los hombres bretones teñían sus pieles de azul para luchar contra Julio César y las mujeres tatuaban sus cuerpos ya con fines estéticos.

Los tatuajes en el siglo XIX

Poco se sabe sobre el uso del tatuaje durante la Edad Media y la Edad Moderna, y no fue hasta principios del siglo XIX que este arte empezó a cobrar protagonismo gracias a los marineros que regresaban de las expediciones a los mares del Sur. En concreto, una expedición comandada por el capitán Cook, que llegó a Londres desde Haití, se trajo a aborígenes con el cuerpo tatuado que fueron expuestos como atracciones de feria y junto a ellos se trajeron la palabra polinesia tattu, que el inglés adoptó como tattoo. Y aunque no se puede olvidar que los tatuajes en el siglo XIX en muchas ocasiones se identificaron con marineros, prisioneros y, por defecto, con criminales de toda clase, la moda se extendió rápidamente.

Los tatuajes en el siglo XIX y el siglo XX

Así, en esta época, el uso del tatuaje se empezó a normalizar y a convertirse en una marca de orgullo y diferenciación voluntaria. A esto contribuyen los sideshows americanos que, desde 1830, comenzaron a instalar sus caravanas en torno a los circos ambulantes y mostraban entre sus atracciones a hombres tatuados. También surgió la moda del tatuaje artístico entre la aristocracia europea. Las damas del séquito de la emperatriz Eugenia de Montijo, por ejemplo, lucían entre sus senos unas gotas de agua tatuadas y Sissí Emperatriz mostraba tatuajes alusivos a su rango.

Los tatuajes en el siglo XIX y el siglo XX
Retratos de la célebre emperatriz Sissí

En 1891, el norteamericano Samuel O’Reilly inventó la máquina de tatuar eléctrica, consiguiendo de esta manera que el tatuaje se extendiese definitivamente por todos los continentes.

El tatuaje en siglo XX

El arte del tatuaje vivió durante el siglo XX diversos altibajos. Hasta la Primera Guerra Mundial, tanto en Europa como en Estados Unidos se produjo un auge del tatuaje que podríamos ejemplificar en dos casos concretos: las mujeres que se hacían tatuar unas mejillas sonrosadas para sentirse más bellas o los miembros de grupos anarquistas que se grababan distintos símbolos que los identificaban como parte de un grupo concreto.

Los tatuajes en el siglo XIX y el siglo XX

Las dos guerras mundiales y las épocas inestables posteriores fueron poco propicias para lucimientos personales, por eso durante muchos años mostrar un tatuaje no estaba del todo bien visto. A partir de los años 60, con la recuperación económica y social, el tatuaje pasó a ser considerado por las clases medias y altas como una manera de extravagancia consentida. Y finalmente en los años 80, gracias a la cultura punk, rocker, y heavy, los jóvenes comenzaron a mostrar interés por el tatuaje y a proliferar los modernos estudios de tatuaje que conocemos hoy en día.

El tatuaje está ya plenamente aceptado en nuestra sociedad y muchos de nosotros lucimos alguno. Nos encantará saber si te has tatuado algo y qué significado tiene.

Y si te arrepientes de haberte grabado algo en la piel, te irá muy bien releer ¿Sabes cómo se quita un tatuaje?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here