Si te encontrases confinado en un lugar cerrado, ¿cómo crees que reaccionarías? El miedo o la duda, parecen una respuesta adecuada. ¿Se te aceleraría el pulso, tal vez comenzarías a respirar más fuerte? Sudar y temblar, dos reacciones muy normales, también. Pero ¿y si todo esto te sucediese cuando estás simplemente sentado dentro de un coche?

A este punto es probable que te diagnosticasen claustrofobia, un miedo irracional a los espacios confinados. La claustrofobia, al igual que todas las fobias, está clasificada por la clase médica como un trastorno de ansiedad. La ansiedad que se produce genera tanto una reacción física como psicológica de la experiencia. Eso explica el temblor y aumento del ritmo cardíaco, así como la sensación de pánico.

Historia

La claustrofobia es un trastorno bastante misterioso. No aparece en los anales de la medicina hasta la década de 1870. Un médico francés que trabajaba en París escribió acerca de dos personas que reportaron sentirse ansiosos cuando estaban dentro de sus apartamentos con las puertas cerradas. Estos casos surgieron cuando París empezó a urbanizarse rápidamente, y más personas se agolpaban en la ciudad. Un caso similar se desarrolló en un hombre que vivía en Nueva York.

claustrofobia2

Algunos teóricos postulan que la claustrofobia se debió al nacimiento de la ciudad moderna. Las estadísticas asociadas con claustrofobia están lejos de ser sólidas. Algunas estimaciones dicen que casi el 2% de las personas sufren de la enfermedad. Otros ponen el número en un 10%. La configuración del mundo real sugiere que estas cifras puedan ser inexactas.

¿Todo el mundo sufre claustrofobia?

La ciencia no ha encontrado ninguna cura preventiva para la claustrofobia, aunque los episodios pueden ser tratados con terapia y prescripción de medicamentos como los antidepresivos. Mientras que la mayoría de nosotros no sufriremos un ataque en un ascensor, parece que todo el mundo puede mostrar síntomas de claustrofobia en circunstancias extremas. Después de todo, ¿quién no enloquecería por completo, si fuese enterrado vivo en un ataúd o restringido en una camisa de fuerza?

Las resonancias magnéticas son un instrumento vital para el diagnóstico de medicina interna. Pero también es un tubo en el que el paciente se desliza acostado. Este diseño ha despertado claustrofobias latentes en distinto sujetos. Hasta un 65% de los pacientes que se someten a una resonancia magnética sufren «reacciones psicológicas disforia», o en términos simples, ansiedad repentina.

Motivos

Parece una obviedad que el estar en un espacio cerrado pueda evocar sentimientos de claustrofobia. Mientras algunos creen que el trastorno se transmite genéticamente, otros dicen que es transferido a través del condicionamiento. Un niño con un padre claustrofóbico aprende a temer espacios confinados después de presenciar al padre sufrir un episodio de ansiedad en un lugar determinado. Otra teoría es que los resultados de claustrofobia se deban a traumas infantiles, como estar atrapado en un armario.

claustrofobia3

Algunos psicólogos afirman que la claustrofobia se basa en el proceso del parto. Salir de la matriz puede ser complicado. Incluso los nacimientos más rutinarios implican pasar a través del estrecho espacio del útero, un evento conocido como trauma del nacimiento. Los teóricos del trauma del nacimiento sugieren que todos nosotros tenemos la claustrofobia en cierta medida (ya que todos nosotros hemos nacido), los nacimientos más difíciles producirían casos más pronunciados de la claustrofobia.

¿Vivirías a 300 metros bajo tierra? ¡Descubre los rascasuelos!

Imagen: Buried 2010, Cube 1997, La habitación del pánico 2002

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here