La decidofobia o el miedo a tomar decisiones, la crometofobia o miedo al dinero, la glosofobia o miedo a hablar en público, la escopofobia o miedo a ser observado, la amaxofobia o miedo a conducir, la bufonofobia o miedo a los sapos y las ranas… al parecer el universo de las fobias, esos miedos profundos y extralimitados que nacen de lo más profundo de nuestra psique, no conoce de límites. Pero existe un miedo en particular que despierta toda nuestra curiosidad. ¿Te imaginas una persona que sienta miedo a ser feliz? Pues es justo lo que padecen quienes sufren de querofobia.

Se trata de un temor bastante insólito. En líneas generales, nos pasamos la vida persiguiendo la felicidad. Buscando la realización personal, sentimental, profesional y económica. Pero entre las fobias más raras del mundo, nos topamos con aquella en la que las personas pueden llegar a sentir un auténtico y profundo miedo a ser feliz. Resulta que esta patología no tiene nada que ver con la depresión e, increíblemente, es más común de lo que pensamos. Acompáñanos en Supercurioso a conocer todo sobre qué es la querofobia.

¿Qué es la Querofobia? El miedo a ser feliz

Miedo a ser feliz

La mente humana es un espacio en el que las posibilidades nunca se agotan. Así como tenemos un potencial creador prácticamente infinito y de una creatividad alucinante, también somos afectados por diversos problemas psicológicos. Y entre ellos, las fobias ocupan un lugar importante. Partimos de la aclaración de que son muchos los miedos comunes que pueden azotar a las personas. Incluso, el miedo es una emoción natural y hasta positiva, que nos previene y nos alerta sobre los peligros ante los que nos podemos encontrar.

Pero cuando ese miedo natural se vuelve intenso, permanente, patológico, irracional e incapacitante, estamos ante la presencia de lo que es una fobia. Y aunque todos persigamos el ideal personal de la felicidad, las personas que sufren de Querofobia tienen un terrible miedo a ser feliz, que condiciona y limita su desarrollo personal. Este trastorno se pone de manifiesto con una sintomatología bastante particular. Hace que la persona que lo padece, sienta aversión por la felicidad, acompañado de un miedo inexplicable hacia todo aquello que pueda causar felicidad.

El término Querofobia proviene de la palabra griega Chero, que significa regocijarse. En palabras simples, el miedo a ser feliz representa para la persona que lo padece, una incapacidad o temor excesivo de participar en actividades, en relaciones o en hechos que le produzcan satisfacción, placer, alegría o diversión. Simplemente desarrolla un temor patológico a la sensación de bienestar, de plenitud o de realización.

¿Cuáles son las causas del miedo a ser feliz?

En el mundo existen millones de fobias comunes, y otras tantas bastante raras. Pero pocas resultan tan amenazantes para el desarrollo personal del individuo, como la Querofobia. Investigaciones hechas al respecto arrojan que las posibles razones al miedo a ser feliz puedan tener un trasfondo tanto en la cultura como en postulados filosóficos.

En Asia Oriental por ejemplo, la religión taoísta tiene un postulado que reza lo siguiente “las cosas tienden a volver a su contrario”. En la cultura japonesa e iraní se concibe la felicidad como algo que puede atraer la desgracia y la envidia de otros. Incluso en occidente se pueden ver adagios similares como el conocido: “Todo lo que sube tiene que bajar”. Con ideas como estas integrando un marco cultural poderoso, los querofóbicos consideran que la felicidad conduce por regla general a malos resultados. Su premisa vital se sustenta en que todo aquello que comienza con alegría y felicidad, termina en lo opuesto a esos sentimientos.

Asimismo, otra creencia de aquellos que tienen miedo a ser feliz es pensar que la felicidad y alegría los hace una mala persona. O que demostrar la felicidad puede herir a otras personas y generar envidia en ellos. En fin, se trata de una patología que exhibe una profunda raíz cultural. Que nace en función de los sistemas de creencias que hemos instaurado como nuestra forma de ver la vida. Y en este sentido vale la pena aclarar que, al igual que el éxito, la felicidad tiene tantos conceptos posibles como seres humanos sobre la tierra. Entonces, ese miedo a ser feliz que padecen algunas personas, no es más que un temor arraigado en el subconsciente, que ha de combatirse con esfuerzo y determinación.

¿Cómo saber si puedes padecer de Querofobia?

QuerofobiaA todos en algún momento de la vida se nos ha presentado esa sensación de miedo, de nervios o de ansiedad cuando estamos a punto de alcanzar un gran logro, algo valioso para nuestras vidas. Pero si esa sensación permanece como una máxima, y lejos de controlarse, se intensifica, quizás el miedo a ser feliz se haya instalado en tu mente y tu sistema de creencias. ¿Te son familiares escenarios como los siguientes?

  • Deseas concretar una relación de pareja, pero al mismo tiempo tienes un gran temor de que no funcione.
  • Deseas formar una familia, pero la idea de concretarlo te genera terror.
  • Deseas comprar tu casa propia, pero temes no poder con las responsabilidades.
  • Deseas emprender o darle un giro a tu vida profesional, pero no te atreves a tomar acciones.

Asuntos como estos pueden darte una visualización sobre si tienes momentos de temores pasajeros, o si por el contrario te has instalado en el miedo a ser feliz. Una persona querofóbica no es una persona deprimida, aunque suelen ser trastornos que se confunden. Se trata de alguien que constantemente se siente afligido, triste, melancólico, que se muestra lánguido y decaído. Todo lo contrario a una persona feliz, animada y optimista.

Además, es frecuente ver que se mantienen al margen de reuniones familiares, de compartir en una fiesta, de celebrar algún acontecimiento, todo ello por temor, no tanto de sentir la alegría del momento, sino de la decepción que puede seguir a esta. Las personas que sufren de Querofobia comprenden la felicidad como una de las caras de una moneda que, de forma inevitable, mostrará también su lado trágico. Por eso se aíslan de situaciones sociales satisfactorias, reaccionan de una forma predominantemente negativa, e incluso manejan altas dosis de culpabilidad cuando sienten que han disfrutado de algo.

Tanto ésta como otras de las fobias que intervienen, limitan y perjudican el desarrollo personal, deben ser asumidas como un problema. De allí, la búsqueda de ayuda psicológica es el siguiente paso fundamental para dejarlas atrás. Y tu, ¿Habías escuchado sobre la Querofobia? ¿Sientes que tu mismo padeces del miedo a ser feliz? ¿O conoces a alguien que sientas que está pasando por esto? Déjanos todas tus opiniones en un comentario. ¡Estaremos deseando leerte!

Y recuerda que, tal como dijo el escritor norteamericano Dale Carnegie, en una de las mejores frases sobre la alegría: «La felicidad no depende de condiciones externas, está gobernada por nuestra actitud mental.»

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here