En Supercurioso nos fascinan los animales, y especialmente aquellos más curiosos y menos conocidos, como el panda rojo, o la rana de la lluvia del desierto. Precisamente las peculiaridades de muchos de estos, los han llevado a estar en peligro de extinción y son el motivo por el que sufren mucho más los rigores humanos. Como este que os presentamos ahora: el simpático y poco conocido pangolín.

¿Cómo es este animal?

Empecemos diciendo que pertenece al orden de los folidotos; es el único mamífero con escamas, que le dan un lejano parecido al armadillo, pero no tienen nada que ver el uno con el otro. Se conocen 8 especies, todas en peligro de extinción.

pangolín con bambú

Vive en las zonas tropicales de Asia (los del género Manis) y África (los del género Phataginus). Los pangolines asiáticos resaltan porque tienen pabellones auditivos externos y escamas debajo de la cola. Su nombre, proveniente del malayo pengguling, quiere decir rodillo.

Estas escamas son largas, duras y con forma de placas, algo verdaderamente inusual entre los mamíferos. Hay quienes los describen como “alcachofas con patas”, para que os hagáis una idea.

Se enrollan sobre sí mismos formando una bola cuando se sienten amenazados y sus escamas lucen entonces como una reluciente armadura protectora.

pangolín enrollado

Esta criatura tiene patas poderosas y cortas, con garras afiladas, que usa para cavar la tierra endurecida, pero si es necesario también se defiende con ellas, pudiendo partir de un solo golpe una pierna humana.

Otra estrategia de defensa es la emisión de un ácido fétido, que exhala gracias a unas glándulas cercanas al ano, parecido al que segregan los zorrillos o mofetas. Lástima que tanta capacidad de defensa no lo haya protegido más eficazmente de la avaricia humana.

Su tamaño oscila entre 65 cm las especies más pequeñas hasta 1.76 m en las más grandes, siendo su cola muy larga y medir la mitad de su cuerpo o a veces el mismo tamaño. Suelen llevar sobre ella a sus crías.

Impresionante, ¿no?

Otras características

Hay especies de pangolines que son terrestres, como el pangolín gigante de África; vive en zonas abiertas y excava sus madrigueras en plena sabana. Hay otras, como las chinas, que son arborícolas, y se ayudan con su larga cola a subir a los árboles.

Casi todas las especies son nocturnas, aunque hay algunas diurnas. Eso ha dificultado el estudio de su comportamiento, sus hábitos y su reproducción, si bien se sabe que la hembra suele parir una sola cría, y que viven o bien solos o en pareja.

Se alimentan de insectos, y para ello utilizan sus vigorosas garras para romper los termiteros, y su larguísima lengua para atraparlos, impregnada de una saliva pegajosa. No tiene dientes, por lo que no sabe masticar; por ello acumula piedras en su estómago que le ayudan a triturar lo que come.

lengua de pangolín

En un año puede consumir hasta ¡siete millones de hormigas y termitas!

¿Por qué es tan cotizado? ¿Por qué lo cazan sin control?

Es el mamífero que más se comercializa ilegalmente en el mundo. Se dice que sus escamas son poderosos remedios para todo, desde cáncer hasta furúnculos, y que tienen propiedades mágicas; su sangre es afrodisíaca (y en algunos restaurantes de Vietnam los sirven vivos para cortarles la garganta en la mesa, para poder beberla lo más fresca posible) y su carne es una exquisitez.

Se vende el kilo de escamas al estrafalario precio de 1.500 dólares, en tiendas “especializadas” de medicina tradicional, sabiendo los vendedores que se trata de una actividad ilegal. Su carne en los restaurantes puede llegar a costar la cantidad de 250 dólares el kilo.

Escamas de pangolín que se venden ilegalmente en Vietnam
Escamas de pangolín que se venden ilegalmente en Vietnam

Y como los gusanos en los mezcales, también venden botellas de vino de arroz con pangolines chiquititos dentro. ¡A 200 dólares la botella!

Hace 20, 30 años los pangolines eran muy comunes en los bosques vietnamitas, pero han ido desapareciendo de manera incontrolable y veloz por los traficantes que los cazan de a toneladas, vivos o muertos (aunque vivos son más valiosos), y los venden frescos, congelados, destripados y sin piel. Más de 100.000 pangolines al año son llevados a países como China, Malasia o Indonesia. Están desaparenciendo los ejemplares en el sudeste asiático y por ello la atención se dirige ahora a los de África.

¿Alguna iniciativa de protección?

Muy pocas, desgraciadamente para estos preciosos animales. En Vietnam existe una ONG llamada Save Vietnam’s Wildlife (“Salva la vida silvestre de Vietnam”) que colabora con el Departamento de Protección Forestal de Vietnam. Han logrado capturar una que otra banda de contrabandistas, acusada por otras bandas rivales, pero la verdad es que no se ha hecho prácticamente nada para parar la venta de pangolines.

Cuando confiscan ejemplares, los llevan a un centro de rescate en el Parque Nacional Cuc Phuong, al sur de Hanoi, capital de Vietnam.

Pangolín bebé
Pangolín bebé

Pero los pangolines no saben vivir en cautiverio y, por lo general, mueren. Además, como se sabe tan poco de ellos, es difícil su conservación. Únicamente seis zoológicos en todo el mundo tienen un ejemplar. Quizá por ello en Occidente se haya oído hablar apenas de esta hermosa criatura, azotada por la ambición y la inconsciencia humanas.

¿Te ha gustado este artículo? Entonces también podría interesarte el cangrejo herradura.

Imágenes: Esther Simpson, Ruslan Rugoals, Daphne Chui, David Brossard, ben franco

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here