El síndrome de Alicia en el país de las maravillas
Valora este post

En Supercurioso, te hemos hablado en alguna que otra ocasión de esos peculiares síndromes que habitan en el mundo de la medicina y la psiquiatría. Seguro que recuerdas, por ejemplo, el singular síndrome de Hikikomori o el escalofriante síndrome de Cotard. Hoy queremos ahondar en uno diferente. En uno realmente especial donde se ve alterada nuestra percepción y nuestros sentidos. Es tratable y, por lo tanto, con una adecuada medicación el paciente puede llevar una vida normal.

Pero en los primeros momentos, cuando la persona lo sufre por primera vez, la impresión es espectacular. Tampoco debemos pasar por alto que, normalmente, son los niños quienes la suelen padecer. Así que de la noche a la mañana, los más pequeños se ven integrados en un mundo realmente mágico; una llave directa a a la fantasía, pero también al desconcierto más absoluto.

En un universo muy similar al que experimentó Alicia en el País de las Maravillas. ¿Quieres saber de qué se trata?

¡El mundo se va vuelto enorme y yo diminuto!

Suscríbete a nuestro Youtube | Gana una tarjeta Amazon 100$
Suscríbete a nuestro canal de YouTube y disfruta de las mejores curiosidades en vídeo. Además, cada mes, ¡Sorteamos una tarjeta Amazon de 100$ entre los suscriptores más activos. ¿Quieres ser tú? 👉🏻 Haz clic y Suscríbete Ahora

Al síndrome de Alicia en el País de las maravillas, también se le conoce médicamente como “Micropsia”. Son dos los grupos de población que lo suelen padecer. En primer lugar son los niños. Pueden experimentarlo durante un tiempo y luego, sencillamente, desaparecer en la adolescencia. Los otros, son aquellas personas que padecen de las molestas migrañas.

Pero, ¿de qué se trata realmente? Los pacientes ven, de pronto, como su mundo se ha distorsionado de un modo espectacular. Todo es grande, las habitaciones, el resto de personas e incluso las mascotas. Se deforman las distancias, la perspectiva. Uno ya no sabe qué queda cerca y qué lejos. Se tiene dificultad para reconocer los miembros de uno mismo: las manos parecen deformes, o muy grandes o muy pequeñas.

8471358853_e62d6cee81_z_660x330

Podríamos decir que, de alguna forma muy, muy extraña, se sufre lo mismo que experimentó el personaje literario de Alicia. Hay momentos en que todo es gigantesco y al cabo del rato somos auténticos gigantes en un mundo diminuto. También se pierde el sentido del tiempo: a veces discurre imparable, en otros momentos, avanza con una lentitud increíble, muy parecida a la que veíamos en la película “Matrix”. Es posible incluso que se experimenten episodios de fiebre e incluso epilepsia. Pero ya serían, sin duda, extremos más graves.

354863282_616fc04447_b_660x330

Pero, ¿qué causa estos fenómenos tan inusuales de la percepción?

  • Una cantidad anormal de electricidad en el cuerpo. Esto se traduce en una elevación del flujo sanguíneo al cerebro, ahí donde se experimentan errores de procesamiento en la información y numerosas alucinaciones.
  • Otros pacientes lo que sufren en realidad es un tipo de epilepsia centrada en el lóbulo temporal. Hay convulsiones y experiencias alteradas de la percepción, con episodios de paranoia y fuertes delirios.
  • Unas migrañas muy fuertes también pueden ocasionar pequeños errores de percepción, ahí donde se distorsionan las perspectivas, los tamaños y las distancias. Es frecuente, no es tan exagerado como en los casos anteriores, pero puede darse.

¿Y qué hay del tratamiento? ¿Es efectivo? Normalmente sí. Se suelen utilizar desde anticonvulsivos, hasta betabloqueantes. En el caso de las migrañas se opta por complementar la medicación con el cuidado de la alimentación, puesto que, como ya sabes, hay alimentos que pueden transformarse en auténticos disparadores.

4285842124_3e421ae533_b_660x330

En el caso de los niños, en ocasiones, desparece a medida que crecen y sus estructuras neuronales maduran. Otras veces, requieren tratamiento médico. Momento en el cual, este mundo de fantasía, locura y distorsión, desaparece para siempre… Curioso, ¿verdad? ¿Conoces a alguien que lo haya experimentado? ¿Lo has vivido tú en alguna ocasión de pequeño?

Imagen: Bang Kao, ww_fraserbecky long

13 Comentarios

  1. Hola! Genial el artículo.
    A mi hermano le pasó algo similar cuando a los 6 años le operaron de apendicitis, la segunda noche de hospital comenzó a tener pesadillas que más que eso eran alucinaciones, en un principo decian que era consecuencia de la anestesia, pero esos sueños duraron unos 7 u 8 años.
    Veía que las paredes se abalnzaban hacia él y las personas y cosas de su alrededor se deformaban, acercaban y alejaban.
    De promto un día dejó de pasarle y aun no se sabe que fue.

  2. Siempre me aterraba cuando me sucedía eso de pequeña. Cada vez que me enfermaba y tenía fiebre, comenzaba a ver que las cosas se inflaban o que se volvían gigantes, me aterraba, pero cuando la fiebre bajaba todo volvía a la normalidad. Eso pasaba siempre que me resfriaba o tenía alguna infección, pero conforme crecí, esas alucinaciones pararon.

    • Es curioso no? A mi también me ocurría cuando tenia migrania,fiebre o algún tipo de malestar.pero creo q a los 14 o 15 de edad dejo de pasarme.gracias a dios por era un poco aterrador

  3. Yo creo que esto demuestra lo poco que sabe la ciencia moderna sobre el funcionamiento de nuestra percepción, ya que se desconoce completamente el comportamiento de nuestro eje perceptual y como “arma” la realidad que nos rodea.

    Por otra parte, los chamanes y ahora mas recientemente, los onironautas experimentan constantemente con este tipo de sucesos, pues ellos bien saben, que la realidad no es independiente del observador, si no que la realidad se arma en base al eje perceptual que tenemos cada uno de nosotros y si percibimos del mismo modo la realidad, es porque hemos aprendido a ponernos de acuerdo en ello. Las plantas de poder, nos inducen a estados diferentes de percepción, lo mismo la fiebre alta, la meditación, un momento de peligro, de adrenalina, y es precisamente ahí en donde los abuelos chamanes centraron su conocimiento sobre la psique del hombre, y aun más importante, sobre su origen. A esta práctica y experimentación con la conciencia, le llamaron “El conocimiento silencioso” “El arte del manejo de la percepción”, aunque con el paso del tiempo, ese término se transformó a lo que conocemos hoy como “Brujería” aunque evocar ese término, siempre resulta escandalizador por el miedo que genera lo desconocido, pero lo que no sabemos es que de hecho, todos estamos haciendo brujería, pues somos expertos en manejar nuestra conciencia para “armar” el mundo y darle sentido.

    Un niño es el ejemplo….un niño no sabe que una silla es una silla hasta el día en el que se lo explican….mientras eso pasa, entonces lo que los demás perciben como silla, podría ser cualquier cosa para ese mismo niño.

  4. yo cuando padecía de taquicardias llegaba un punto donde mis oídos, mi tacto y percepción visual se alteraban, era muy confuso ala vez como aterrador por que podía sentir como era demasiado grande que me desaparecía de la cama por ser tan diminuto o cuando tomaba algún objeto este si era pequeño podía sentir como era tan grande que mis manos no podía abarcarlo, y mi tacto era muy agudo que incluso el papel de bano lo llegaba a sentir tan áspero, al igual que mis oídos se agudizaban que cualquier sonido me llegaba a lastimar. era horrible padecerlo, incluso llegando a ser una fobia para mi.
    después de haberlo experimentado tenia secuelas de paranoia, insomnio y algunas alucinaciones audibles.
    actualmente ya no he tenido taquicardias, gracias a eso ya no lo experimento.

  5. Me pasa cuando tengro fiebre, empiezo a ver que las paredes están más lejos o más cerca de lo normal, aunque a veces tengo pesadillas, pero ese es otro tema.
    Muy buen artículo n.n

  6. A mi me llegó a pasar como 2 veces cuando tenía fiebre, pero como niña pensaba que me lo había imaginado o que había sido un sueño; hasta hoy me doy cuenta de que realmente pasó gracias a este artículo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here