Aunque los cuentos infantiles originales sufrieron una transformación con la llegada de la animación de Disney, las versiones almibaradas de los clásicos no tienen nada que ver con la versión original. El cuento de Rapunzel de los Hermanos Grimm, por ejemplo, era bastante más devastador de lo que nos ha vendido la industria cinematográfica pero ahora vas a conocer toda la verdad.

La verdadera historia del cuento de Rapunzel de los Hermanos Grimm

Después del «había una vez» la historia es muy diferente a como nos la presentaron en películas como Enredados o, incluso, en los cuentos infantiles que leímos a finales del siglo XX.

cuento de Rapunzel

El motivo de este cambio se encuentra en que cuando fueron creados estos cuentos eran moralejas, advertencias que prevenían a la sociedad de múltiples peligros que hoy no nos resultan tan alarmantes (los extraños, la noche…) y que sentaban las bases de la moral de la época (adulterio… etcétera).

Rapunzel o lo macabro del cautiverio

El precio de un capricho les salió muy caro a los padres de Rapunzel que, a cambio de unas flores campanillas, debían entregar a su hija a una hechicera. El resto es de sobras  conocido, ¿o no? La niña creció y su larga melena le servía a la bruja para subir hasta la altísima torre donde la tenía retenida. Al cabo de los años, un joven príncipe la escuchó cantar y se enamoró de ella. De ahí el famoso: «Rapunzel, niña hechicera, deja caer tu cabellera».

Rapunzel hace lo que el príncipe le pide y lo recibe aterrorizada en su terra, al fin y al cabo, es la primera vez que ve a un varón en su corta existencia. El príncipe consigue ganarse la confianza de Rapunzel con sus dulces palabras e inician un romance. El chico visita a Rapunzel durante varias noches y… suponemos que intuyes lo que ocurre entre ellos.

beso, rapunzel, cuento

Aquí es donde la historia da el giro definitivo que la aleja de sus posteriores versiones. En el cuento original, Rapunzel queda embarazada del príncipe. No pienses que esto es algo obvio para la chica que, a diferencia del futuro padre, ni sospechaba que podía quedar en estado. De hecho, no es Rapunzel quien primero se percata de su preñez, ¡es la bruja! La chica le comenta confusa que su cintura no para de crecer. La bruja, cuyo orgullo ha quedado herido, pues creía que Rapunzel estaba completamente aislada, le corta su larga cabellera, y la abandona en un desierto, esta vez sí: en completa soledad. La pobre princesa da a luz a gemelos con su única compañía.

Mientras tanto, el príncipe vuelve a ver a su enamorada pero es engañado por la bruja quien finge ser Rapunzel en la torre y descuelga para él la melena cortada a la verdadera joven. El desenlace es desolador. El príncipe, al descubrir que la bruja ha apartado de su lado a Rapunzel para siempre, cae de la torre sobre unos setos de espinos, con la mala suerte de quedar ciego a causa de sus afiladas púas. En este sentido, cabe mencionar que hay quienes interpretan esta caída desde la torre como un suicidio, fruto de la desesperación, que tiene su castigo en la ceguera.

Príncipe Rapunzel ciego

Sea como sea, el príncipe, ciego y devastado, vaga por todos los bosques y desiertos buscando a su amor verdadero.

Pero no todo iba a ser malo, en este cuento sí que hay un final más o menos feliz.

Después de muchos años buscando, encuentra, finalmente, a Rapunzel quien con sus lágrimas le devuelve la visión. Ambos vuelven al reino del príncipe, donde le habían dado por muerto, pero es recibido con alegría junto a su «futura esposa» y sus hijos.

Es decir, sí que viven felices para siempre, pero no sin antes pasar por un sinfín de calamidades.

¿Eres de los curiosos que quieren saberlo todo acerca del origen de las historias, leyendas y cuentos clásicos?

Entonces, no te pierdas la historia de la esclava Ródope, el origen egipcio de Cenicienta.

Por supuesto, te invitamos a que comentes y compartas este artículo si te ha gustado.

Imágenes: AdinaVoicu , Prawny .

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here