Acostumbrados como estamos al modo de vida occidental y a la globalización que nos permite viajar a la otra punta del mundo en apenas unas horas, a veces se nos olvida que todavía quedan en zonas remotas del planeta, en medio de selvas prácticamente imposibles de cruzar, algunas comunidades que poco contacto han tenido con la civilización tal y como la conocemos. Entre las tribus aisladas del mundo, nos encontramos con casos extraordinarios como los Pintupi de Australia o los Sentineleses de la Isla Sentilel del Norte, entre la India y Tailandia. Pero hoy en Supercurioso hemos querido adentrarnos en las profundidades más recónditas de la selva del Amazonas, para presentarte a la tribu Yanomamis. En un ambiente húmedo y selvático, pleno de verdes y corrientes de agua fresca, los indios Yanomamis han logrado mantenerse bastante alejados de nuestro contacto, conservando gran parte de sus costumbres y formas de vida. Acompáñanos a conocer un poco más sobre el encantador pueblo Yanomami.

La tribu Yanomamis, una población en el corazón del Amazonas

tribu Yanomamis

Hablar de las tribus del mundo es sumergirnos en un universo de misticismo, tradición y cultura que resulta fascinante. En el caso de los indios Yanomamis, nos encontramos con una población que integra el pueblo indígena relativamente aislado más numeroso de América del Sur. Sobre el origen de la tribu Yanomamis, se cree que emigraron hace unos 15 mil años, cruzando el estrecho de Bering que une a Asia con América. Y que a partir de entonces, fueron bajando por el continente americano hasta llegar a las zonas selváticas que se comparten entre Brasil y el sur de Venezuela.

En efecto, los indios Yanomamis ocupan el que se conoce como el mayor territorio indígena selvático del mundo. En Brasil, el pueblo yanomami se extiende a lo largo de 9,6 millones de hectáreas. En Venezuela, abarca unas 8,2. Lamentablemente actividades como la minería, la ganadería, la delincuencia y las malas condiciones sanitarias han mermado la calidad de vida de los Yanomamis. Sin embargo, hasta ahora permanecen como los dueños más ancestrales de un territorio encantador. En la actualidad se cree que la tribu Yanomami, dividida en los grupos de los los Sanumá, los Yanomam y los Yanam, alcanza unas 38 mil personas. Como curiosidad, te contamos que aunque tienen dialectos diferentes, todos se entienden entre ellos. Conozcamos otros aspectos de sus formas de vida.

Las viviendas de los Yanomamis

Los Indios Yanomamis

Un aspecto muy interesante sobre la vida de los indios Yanomamis es la forma de sus viviendas. Estos indígenas habitan en estructuras comunitarias que reciben el nombre de “yanos” o “shabonos” y que hacen que todos los miembros de la tribu compartan el mismo techo. Además, en estos espacios se celebran fiestas, juegos y otros rituales importantes en su cultura. Tienen capacidad para unas cuatrocientas personas. Aunque el espacio sea de algún modo común, cada familia tiene su propio fuego donde cocinan y alrededor del que se congregan para pasar la noche sin enfriarse.

El trabajo y alimentación de los Yanomamis

Otro aspecto singular de la tribu Yanomamis es su concepción del trabajo y de la alimentación. Estos indígenas son grandes cazadores, aunque las presas que traen a casa no son la principal fuente de alimentos. Los hombres de la tribu son los encargados de esta labor, y suelen conseguir en sus jornadas de caza animales como ciervos, monos o tapires. Quien logra aportar carne a la comunidad, es visto con reconocimiento y respeto. Incluso, sobre ello, los indios Yanomamis tienen una tradición: el cazador nunca se alimenta de la carne de la presa que ha matado. Lo que hace es compartirla con su familia y allegados, y esperar a que otro cazador le ofrezca también a él parte de su botín.

Cuando salen de cacería, los Yanomamis usan una sustancia tóxica, llamada “curare”, que extraen de la planta Strychnos toxifera. Con ella impregnan la punta de sus flechas para cazar. Al penetrar el cuerpo de los animales, los inmovilizan, pero no alteran ni su consciencia, ni su sensibilidad.

En lo que respecta a las mujeres Yanomamis, dedican buena parte de su tiempo a la agricultura, y es de su trabajo de donde surge el grueso de la alimentación de la tribu. Además de cultivar más de ochenta tipos de cereales, también son hábiles con la cosecha de la miel, llegando a producir hasta quince tipos distintos. Por último, hombres y mujeres de la tribu Yanomamis comparten la pesca, como una actividad en común que contribuye a la alimentación.

Las costumbres de los Yanomamis

Indios Yanomamis

Y si de formas de vida se trata, en los indios Yanomamis encontramos costumbres verdaderamente increíbles. Uno de los rituales más curiosos que se les conoce es la práctica del canibalismo endogámico como ritual sagrado. Se trata de una ceremonia colectiva funeraria en la que se comen las cenizas del pariente muerto, debido a la creencia de que en los huesos reside la energía vital del fallecido y que al ingerir los restos, esta fuerza pasa a sus parientes.

Esta población indígena tiene además un mundo espiritual muy profundo. El pueblo Yanomamis cree en que todas las criaturas y cosas que forman parte de la naturaleza tiene un alma o un espíritu. Y que estos espíritus no siempre son benévolos, e incluso algunos de los malignos se transforman en enfermedades en el cuerpo de los hombres. Para evitar estas situaciones y controlar los espíritus del mal, aparece la figura de los chamanes, que son los guías espirituales de la tribu Yanomamis. Los chamanes se encargan de controlar a los espíritus malévolos, inhalando un polvo alucinógeno llamado yakoana.

La vestimenta de los Yanomamis

Los indios Yanomamis creen que el uso de la ropa es algo innecesario. Y es justo por eso que su indumentaria es en extremo sencilla y reducida a una mínima expresión. Suelen ir desnudos, y algunos cubren sus genitales con guayucos de algodón. Se pintan el cuerpo con colorantes vegetales, y como adornos se ponen collares, zarcillos y plumas atadas a su cabeza o brazos. Las mujeres se adornan el cuerpo atravesando con un palo pequeño el tabique nasal, los lóbulos de las orejas y las comisuras de los labios, colocándose flores, hojas o palillos de bambú. Todos los miembros de la tribu Yanomamis se cortan el pelo en forma redondeada y se rapan en la parte superior del cráneo. También las cicatrices son un asunto importante para este pueblo, pues son consideradas un símbolo de valor y madurez.

La vida de las mujeres Yanomamis

indígenas de suramerica

En la vida de los indios Yanomamis, las mujeres tienen un papel especial. Son generalmente quienes crían a los niños, y su llegada a la pubertad y paso a la adultez se vive con una serie de rituales especiales. La llegada de la menstruación, que suele alcanzar a las niñas y chicas de esta tribu, entre los 12 y los 15 años, significa que ya pueden casarse, o consumar su matrimonio, pues es posible que las niñas ya hayan sido desposadas previamente, al mostrar signos de desarrollo. Esta tribu considera que la sangre menstrual es peligrosa, por lo que cuando una joven empieza a tener la regla se la confina en una pequeña tienda con un agujero cavado, donde las mujeres dejan que su periodo se vierta.

Durante la primera semana de regla, no sólo están aisladas, sino que deben permanecer en silencio, expresarse lo mínimo necesario y en susurros. Son alimentadas con un palo para que no toquen la comida y sólo pueden comunicarse con sus hermanas y madre. El contacto de cualquier clase con varones está terminantemente prohibido. Cabe decir que debido a que el embarazo y la crianza es constante entre las mujeres de la tribu Yanomamis, la menstruación no es algo que suceda demasiado a menudo una vez alcanzan la madurez sexual.

Y tu, ¿Habías escuchado hablar sobre los indios Yanomamis? Pues es uno de los grupos indígenas más ricos en cultura y tradiciones ancestrales, y bien vale la pena que la modernidad no intervenga en sus formas de vida, ayudándoles a preservarse. Si te interesa conocer un poco más sobre en fantástico entorno natural en el que vive la tribu Yanomamis, no te pierdas este recorrido por lo mejor de la selva amazónica.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here