Todos sabemos, a quienes nos gustan los animales, lo beneficioso que resulta en muchos aspectos tener un perro de mascota. No sólo son una compañía para las personas que viven solas, por ejemplo, también son útiles en numerosas iniciativas en las que ayudan a enfermos, ciegos o que sufren diversas discapacidades.

A menudo la coletilla para el perro es “el mejor amigo del hombre”, y es cierto, este mamífero que ha andado a nuestro lado los caminos prehistóricos y forma parte ineluctable de nuestro propio proceso evolutivo nos trae también otros beneficios sólo por aceptarlo en nuestra casa, en nuestra familia y en nuestro corazón.

1. Serás una persona más activa

Si vives en una ciudad, en un apartamento, y tienes un perro, lo más obvio es que debes sacarlo a pasear. Claro, llegas del trabajo y estás súper cansada/o y lo que quieres es echarte en el sillón a ver tele… y te encuentras a tu perro saltando de alegría porque llegaste y porque ¡al fin!, podrá corretear por el parque en tu compañía.

Dar un paseo diario de 30 minutos con tu peludo amigo puede mejorar ostensiblemente tu salud: bajan los niveles de colesterol malo, ejercitas tu corazón y te mantienes en forma.

En cuanto a los niños, un estudio publicado en el 2010, en el American Journal of Public Health, reporta que los chicos con perros pasan más tiempo en actividades físicas de moderadas a intensas que los niños sin perros. Algo invaluable en estos tiempos de videojuegos, tele y móviles inteligentes.

2. Menos estrés

Muchos estudios demuestran que los dueños de perros tienen en general menos niveles de estrés en sus vidas. Tan sólo acariciarlo, jugar con él o verlo y “conversar” reduce drásticamente la cantidad de cortisol en la sangre, la hormona del estrés.

3. Puede detectar el cáncer

Esta “ventaja” está trabajándose al menos desde finales de los años 80. Los experimentos asociados a estas mascotas han dado buenos resultados. No se tiene muy en claro qué es lo que huelen los perros, si compuestos volátiles desconocidos o sustancias convencionales en los fluidos corporales, lo cierto es que son capaces de oler diversos tipos de cáncer (de piel, colon, mama, ovarios, pulmón, vejiga…).

4. Puede detectar bajos niveles de azúcar en sangre

Claro que esto lo pueden hacer los perros especialmente entrenados, pero si padeces diabetes y tienes una mascota canina que “sabe lo que hace”, podría ser de una gran ayuda para ti.

En un artículo del British Medical Journal, de 2000, se reportó que más de un tercio de los perros que viven con personas diabéticas tienen cambios de comportamiento cuando los niveles de azúcar de sus dueños caen, incluso antes de que la persona se dé cuenta.

En varios casos citados por esta publicación, los perros no solamente detectaron la caída de glucosa sino que trataron de advertirles a sus dueños para que comieran.

dos perritos

No está claro aún cómo hicieron los perros, pero es bastante probable que hayan detectado temblores musculares o cambios en el olor corporal de sus dueños. Y lo mejor, es una habilidad que cualquier perro puede aprender.

5. Reducen la posibilidad de sufrir de eczemas

En un artículo anterior te comentamos lo bueno que es exponer desde pequeños a los niños a animales, como los perros. Muchos nos preocupamos por la cantidad de microbios que éstos pueden traspasarles a nuestros bebés, pero la verdad es completamente distinta.

asomados

En una investigación publicada en el Journal of Pediatrics en 2011, en la que se siguió a 636 niños, se encontró que la tasa de eczemas era mucho menor entre los niños que vivían con perros, incluso en aquellos sensibles a los alérgenos caninos.

6. Te vuelven más resistente a las alergias

Si de niño no has sido expuesto a perros, es probable que hayas desarrollado alergias a estas mascotas; de hecho, pueden ser un factor desencadenante si eres alérgico a cualquier cosa.

Sin embargo, si creciste con un perro, tu microbiota se habrá visto muy beneficiada por esta compañía pues tu sistema inmune estará mucho más fortalecido que el que creció alejado de ellos.

Serás menos propenso a desarrollar cualquier tipo de alergias en el transcurso de tu vida. Una buena razón, ¿no crees?

7. Tendrás un corazón más saludable

Aparte de reducir el estrés, sólo con acariciarlo tu frecuencia cardíaca y la presión arterial bajarán como por arte de magia. Incluso algunos estudios han mostrado que quienes tienen perros tienen también el colesterol ligeramente más bajo y más probabilidades de sobrevivir a un ataque al corazón.

8. Ayudan durante una convulsión

En Estados Unidos hay centros especializados en el entrenamiento de perros para detectar convulsiones (y sus “deberes” son similares a los de un perro lazarillo), y así ayudar a los dueños que las padecen.

Reconocen el comportamiento o el lenguaje corporal durante los eventos convulsivos, y son lo suficientemente perceptivos para detectar la inminencia de un ataque, lo que permite a los dueños tomar las medicinas o poder llegar a algún lugar seguro y pedir ayuda.

silla de ruedas

Sin embargo no hay estudios concluyentes acerca de si los perros pueden o no detectar con antelación crisis epilépticas, aunque los investigadores están de acuerdo en que al menos puede ser un gran apoyo para los pacientes con epilepsia.

9. Pueden detectar alimentos a los que eres alérgico

Como sabes, a los perros los utilizan las brigadas antidrogas y antiterroristas para detectar tanto drogas como bombas. Por ello, numerosos investigadores quieren usar esa destreza olfativa de nuestros queridos amigos para ayudar a la gente que presenta alergias a determinados alimentos, como el maní.

Hay a quienes hasta el más mínimo resto de este deliciosa semilla les representa un peligro gravísimo que pueden desencadenar una poderosa reacción alérgica; un perro debidamente entrenado puede rastrear cualquier traza de maní y evitar así episodios peligrosos.

10. Pueden ayudar a superar enfermedades

Esa es la principal idea detrás de muchos programas que utilizan a perros en las visitas a hospitales o centros de rehabilitación. Los “perros de terapia” favorecen la movilidad, el contacto interpersonal y la socialización entre los pacientes.

Actúan como “catalizadores sociales”, según el British Medical Journal en un estudio de 2005, pues facilitan una mayor interacción entre las personas y alivian el sentimiento de soledad, sobre todo en los ancianos con alguna discapacidad física.

en autobús

Quienes tienen perros son mejores en hacer frente a situaciones estresantes, lo que en general ayuda a evitar enfermedades relacionadas con la ansiedad.

Si aún no te convencías de llevar a tu casa un amigo fiel como pocos, al menos las razones de salud podrían hacerte cambiar de opinión, ¿qué dices? Y mientras te lo piensas, lee 10 beneficios GENIALES de tener un gato en casa, por si te gustan más los felinos.

3 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here