Quizá algunos de vosotros no lo recordéis, pero el verdadero nombre del elefantito de grandes orejas de la película de la factoría Disney no era Dumbo, sino Jumbo Jr. Dumbo fue el apodo burlesco que le dieron los otros habitantes del circo. Su madre era la señora Jumbo y la escritora del cuento original, que se escribió como prototipo para un juguete/libro que compró Disney, le puso ese nombre en honor a un elefante de carne y hueso: Jumbo, el gigantesco elefante que inspiró a Disney para Dumbo.

Jumbo, el elefante que sirvió de inspiración para Dumbo

Jumbo fue mundialmente conocido como «el rey de los elefantes». Fue capturado en Abisinia, África, en 1861 cuando contaba aproximadamente un año de edad y en su periplo por el mundo recaló primero en París, después en Londres y finalmente viajó con el circo por los EE.UU.

Murió atropellado por una locomotora el 15 de septiembre de 1885. Su nombre quedará por siempre relacionado con todo aquello que es «muy grande», incluido un tipo de aviones. Cuando murió medía 5 metros de alto, 11 metros de largo y pesaba algo más de 4 toneladas.

Jumbo, el gigantesco elefante que inspiró a Disney para Dumbo

Jumbo significa en swahili «hola» y fue el cuidador del elefante, Matthew Scott, el que le puso el nombre. Tras unos primeros años en París, fue intercambiado por un rinoceronte con el zoo de Londres. Una vez allí y debido a su buen talante, fue utilizado como montura de recreo para los niños que se acercaban al parque Zoológico. Muchos personajes ilustres subieron a lomos de Jumbo en su infancia, entre ellos Winston Churchill o  Theodore Roosevelt, así como miembros infantiles de las casas reales europeas.

Al llegar a la pubertad el comportamiento de Jumbo cambió, como les ocurre a muchos de su especie, y no dejaba que se le acercase nadie más que su cuidador, pasando a ser considerado un animal peligroso. El Zoo recibió una suculenta oferta por él proveniente del circo Barnum y lo vendió.

Jumbo, el gigantesco elefante que inspiró a Disney para Dumbo

A pesar de la indignación del público británico, embarcó rumbo a los EE.UU. en marzo de 1882. Barnum no pudo amaestrar a Jumbo para que hiciera malabares, ya que únicamente los elefantes asiáticos son capaces de aprender esta habilidad, pero lo exhibió con gran éxito al lado de un elefante enano, Tom Thum, y volvió a utilizarlo para transportar niños. Lamentablemente murió atropellado por una locomotora en lo que parece fue un error en el cambio de agujas.

Jumbo, el gigantesco elefante que inspiró a Disney para Dumbo

Barnum donó sus huesos al Museo de Historia Natural de Nueva York e hizo disecar a Jumbo. Con el cadáver disecado creó un espectáculo itinerante que tuvo mucho éxito. El director del circo utilizó las historias que corrieron tras su muerte como gancho para atraer al público. Una de ellas decía que el guarda agujas se olvidó de cambiarlas, ya que estaba fascinado mirando al elefante, y la más popular, que Jumbó murió al apartar a su pequeño compañero enano Tom Thum de la vía del tren, en el último segundo, cuando la locomotora estaba a punto de alcanzarlo y falleciendo en su lugar. Finalmente, lo entregó al Barnum Museum of Natural History donde quedó completamente calcinado en un incendio ocurrido en 1975.

Jumbo, el gigantesco elefante que inspiró a Disney para Dumbo

Jumbo era un elefante tan popular que sirvió para dar nombre al protagonista del cuarto largometraje de la factoría Disney basado en un cuento corto. Dumb en inglés es una manera despectiva de llamar a los mudos y también quiere decir «bobo». Así apodaron los otros habitantes del circo al elefantito de grandes orejas para burlarse de él, y cuyo nombre real era Jumbo Jr.

Si te ha interesado este artículo, quizá quieras leer:

-La OSCURA versión original del cuento de Rapunzel

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here